Descubre un lugar de encanto, el sol, el mar, el bosque, la tranquilidad.  La costa de Mar Azul, escenario de belleza, sueños y fantasías.
Explorar a pié, a caballo, en bici, hacer trekking o running por los bosques y dunas nos devuelve el niño interior.
En las caminatas o cabalgatas nocturnas, explorando cada rincón descubrirás animales como liebres, zorros, cuises, topos, lechuzas, lagartijas, caballos.
Aventurarte en los kayaks con líneas de pesca, en busca de unos sabrosos y sanos peces, excusa para un almuerzo delicioso o una cena romántica.
Recorrer en 4×4 las dunas, lagunas, pesqueros, la reserva Querandí y hacer noche en carpa.
Vive dentro de la naturaleza en estado vacacional, ella conspira a tu favor.
Vendrás de una forma, te irás siempre felíz.  Nuestros huéspedes son nuestros amigos.